domingo, 22 de marzo de 2009

SONETO: “PERDONA”

Este fue el segundo soneto que escribí hace también más de veinte años.

Perdona

Perdona que en tu ausencia yo olvidara
la cálida promesa que te hiciera,
que en un loco furor de primavera
con la primera flor yo me fugara.

Los cuatro muros grises de mi casa
lograron, no sé como, que creyera
que nuestro tierno amor era quimera,
llegando a aconsejarme que escapara.

Ignoro lo que piensas silenciosa
con la mirada vuelta hacia adentro,
como aceptando una cruel derrota.

Las penas siempre sanan con el tiempo...
y no hay pena más grande y dolorosa
que ser culpable de tu sufrimiento.