viernes, 13 de febrero de 2009

CÓMO CONSTRUIR LAS ESCALAS MAYORES (1)

La escala “Do – RE – MI – FA – SOL – LA – SI – DO” que conocemos como escala “natural” es, a su vez, una escala mayor. Además de la escala mayor que se forma partiendo de la nota “DO”, podemos formar otras escalas mayores desde cualquier otra nota que queramos: RE, MI, FA, etc. Todas las escalas mayores tienen en común su estructura, es decir, las distancias a las que se sitúan las notas que las forman. Veamos cuáles son estas distancias:



Nuestro actual sistema de escalas procede del que ya usaban en la antigüedad los griegos, sólo que con una serie de cambios motivados por las interpretaciones - más o menos correctas - y adaptaciones que sufrió a traves de los siglos. Los griegos llamaban a las escalas “harmonías” y las construían usando dos grupos de cuatro notas correlativas, llamados “tetracordos”, según el siguiente esquema:


Según podemos ver en el esquema anterior los dos tetracordos que forman la escala mayor son exactamente iguales en estructura, es decir, las notas que los forman están a la misma distancia entre sí: tono, tono y semitono. Igualmente podemos ver que los dos tetracordos están a distancia de un tono. Esto es importante porque cada vez que nosotros nos encontremos con una escala, formada por las notas que sean, que tenga esa estructura sabremos que es una escala mayor. Tenemos que tener muy clara entonces esta estructura para poder localizarla y aplicarla cuando sea necesario.

Como dijimos antes, nuestro sistema escalístico está basado en el antiguo sistema griego, ya expuesto, por lo que, basándonos en él, vamos a aprender a construir todas las escalas mayores comenzando desde la que ya conocemos, esto es, desde la de DO.

Analizando brevemente la estructura de la escala se llega fácilmente a la conclusión de que si los dos tetracordos que la forman son exactamente iguales en cuanto a su estructura, el primero de los dos , es decir, el formado por las notas “DO – RE – MI – FA”, puede utilizarse perfectamente como segundo tetracordo de una nueva escala, en este caso la escala mayor de “FA”; y el segundo, es decir, el formado por las notas “SOL – LA – SI – DO”, puede utilizarse como primer tetracordo de otra nueva escala, en este caso la de “SOL”. Es esto, precisamente, lo que vamos a hacer. Veamos el procedimiento a seguir en ambos casos. Comezando por el segundo tetracordo seguimos los siguientes pasos:

1° Escribimos este segundo tetracordo “SOL – LA – SI – DO” considerándolo, como ya dijimos, primer tetracordo de una nueva escala.
2° Formamos un nuevo tetracordo, segundo de la nueva escala, con las cuatro notas correspondientes que siguen “RE – MI – FA – SOL”.
3° A continuación hacemos las siguientes comprobaciones:
- Las distancias que hay entre las notas del primer tetracordo que, como ya sabemos, tienen que ser “tono – tono – semitono”.
- La distancia que hay entre los dos tetracordos, que ha de ser de un tono.
- Las distancias que hay entre las notas del segundo tetracordo. Aquí comprobaremos que las distancias no son correctas, porque la estructura que nos encontramos es la siguiente: “tono – semitono – tono”, cuando tendría que ser la de “tono – tono – semitono”. Lo que tenemos que hacer entonces es alejar la nota tercera del tetracordo de la segunda y acercarla a la cuarta. Esto lo logramos añadiendo a la tercera nota un sostenido.

Con este último paso habremos formado la primera de toda una serie escalas que se forman siguiendo siempre el mismo procedimiento con la siguiente escala resultante. Es importante tener en cuenta que las notas que resultan alteradas en el proceso deben continuar estándolo. Veamos el desarrollo de todos los pasos uno a uno.

1° Seleccionamos el segundo tetracordo de la escala desde la que partimos para convertirlo en el primer tetracordo de una nueva escala.



2º Añadimos un segundo tetracordo formado por las siguientes notas correspondientes.



3° Añadimos un sostenido a la tercera nota del segundo tetracordo, séptimo grado de la escala, para conseguir que las distancias entre las notas sean las correctas. Comprobamos que ambos tetracordos están a distancia de un tono.


Como se puede observar acabamos de formar la escala mayor de “SOL”, que es la primera que se consigue, en la llamada “dirección de los sostenidos” o “dirección de la Dominante”, siguiendo el procedimiento expuesto. Si repetimos ahora el mismo proceso con esta escala obtendremos una nueva escala mayor, concretamente la de “RE”. Veámoslo:

1° Seleccionamos nuevamente el segundo tetracordo de la escala desde la que partimos para convertirlo en el primer tetracordo de la nueva escala. Lo escribimos, sin embargo, una octava más grave para mayor comodidad de escritura y, como ya dijimos anteriormente, conservando la nota alterada en la escala de la que venimos, esto es, la de fa sostenido.


2° Añadimos un segundo tetracordo formado por las siguientes notas correspondientes.


3° Nuevamente añadimos un sostenido a la tercera nota del segundo tetracordo, séptimo grado de la escala, para conseguir que las distancias entre las notas sean las correctas. Comprobamos que ambos tetracordos están a distancia de un tono.

Así hemos construído la segunda escala de la “dirección de los sostenidos”. Salta a la vista que los dos primeros sostenidos que hemos obtenido son los de “FA” y “DO”, lo que se corresponde con el orden de los sostenidos que, como ya sabemos, es “FA – DO – SOL – RE – LA – MI – SI”; y se corresponde con este orden precisamente por que este, y no otro, es su origen. Bastará que continuemos aplicando el mismo procedimiento a cada nueva escala construída para comprobarlo.

En la siguiente entrada trataremos la construcción de las escalas mayores con bemoles.


2 comentarios:

suslive dosmilcatorce dijo...

Muy buen aporte ;)

Anónimo dijo...

gracias me has ayudado en mis clases de teoría