lunes, 25 de agosto de 2008

EL RASGUEO, ESA ASIGNATURA PENDIENTE (1)

En 1988, coincidiendo con la Semana Santa, asistí al 1er Curso de Guitarra de la Villa de Luarca (Asturias). El Curso lo dirigía el guitarrista y compositor asturiano Moisés Arnáiz, y lo dictaba Flores Chaviano, cuya presentación, obviamente, no es necesaria. Una de las actividades programadas para el curso era la celebración de “mesas redondas” en torno a temas concretos de la guitarra, en todas sus vertientes. Fue precisamente en una de esas mesas redondas en la que yo planteé la ausencia tan generalizada de la enseñanza de la técnica del rasgueo en los conservatorios, ya que no había material didáctico específico, y como consecuencia de ello se derivaban no pocos problemas a la hora interpretar obras que incluían pasajes rasgueados. En general, todos los asistentes estuvieron de acuerdo con lo que planteaba y la mayoría reconocían, no tener mucho dominio de ésta. Fue entonces cuando Flores Chaviano, que ya me conocía desde años atrás - concretamente desde que nuestro común amigo el guitarrero Evelio Domínguez nos presentara a la entrada de un concierto que se celebraba en el Instituto de la Juventud de Madrid- me animó a que escribiera un tratado de rasgueo, ya que yo estaba versado en el tema por haberme curtido en el mundo de la música folclórica española e iberoamericana, en la música western y pop, y por tocar flamenco. La idea en principio me agradó por lo que de reto personal y profesional tenía. Poco a poco fui madurándola y llegué a la conclusión de que si no un tratado, que sería demasiado arduo de confeccionar y no menos de divulgar, sí podía diseñar un curso de técnica básica de rasgueo mediante el cual enseñar lo fundamental de ésta. Dicho y hecho, y después de haberlo impartido en varios conservatorios, diseñé un segundo nivel del curso. Lamentablemente por diversas circunstancias este curso, o cursillo, no lo he podido difundir todo lo que hubiera sido deseable. Tampoco, y después de algunos intentos, he podido lograr que alguna editorial se mostrase interesada en publicar los cuadernos técnicos que lo acompañan, y eso a pesar de que reconocían que el trabajo era muy interesante y la aportación muy importante. En algunos casos se argumentaba que en realidad el rasgueo pertenecía al mundo del flamenco y no al de la guitarra clásica. ¡Habrase visto la ignorancia! ¿Qué es lo que plantean entonces, entre otros, compositores como Gaspar Sanz, Ludovico Roncalli, Luigi Boccherini, Joaquín Turina, Joaquín Rodrigo, etc.?¿Y qué sucede entonces con las muchas obras de compositores iberoamericanos que también la emplean en sus obras de inspiración folclórica? Todas esta reticencias expresadas, tanto por colegas que no tienen la humildad de reconocer esta carencia técnica, como por editores miopes, me ha llevado a la determinación de poner los contenidos fundamentales de mi curso a disposición de todo aquel que entre en este Blog, que combino en un a modo de jugada a tres bandas con el tema que tengo abierto en el foro de http://guitarra.artelinkado.com/index.php y en mi canal de YouTube http://es.youtube.com/user/rinconguitartistico. Todos los materiales que pongo a disposición de los usuarios son originales y están registrados y, por lo tanto, son de uso restringido. Son además el fruto de veinte años de trabajo en los que me he ocupado de sistematizar cada vez más la enseñanza de la técnica de rasgueo para así hacer más asequible su aprendizaje. Soy consciente de que lloverán no pocas críticas, y que no pocas de ellas serán descalificadoras. A esas ya estoy acostumbrado después de más de treinta años en la profesión, por lo que aquellos que no tengan nada que aportar harían bien en abstenerse, porque les haré tanto caso como “el que oye llover”, y su aportación será “delicadamente” obviada y eliminada. Quien quiera, por otro lado, expresar su opinión y hacer una crítica constructiva, bendito sea. La gente de bien nos entendemos por que tenemos buenas intenciones. Ruego encarecidamente que en los comentarios no se empleen fórmulas tipo “sms”. Yo soy un defensor convencido y militante del buen uso del idioma y me hiere profundamente el deterioro que se está haciendo de éste con esas “fórmulas marginales” de expresarse. También me manejo en Inglés; lo digo por si algún angloparlante quisiera dejar su comentario; y bastante en Italiano (en eso cuento con ayuda). Por el momento nada más. ¡Bienvenidos a mi Blog!